ñañañ

ñañañ

jueves, 31 de mayo de 2012

Que triste pertenecer a esa parte de los humanos que caminan automatizados y creen en banalidades para sentirse en el fondo de la piedra marchita de su corazón un poco satisfechos. ¿De qué?

Se ríen
Se aplauden
Se festejan
se distraen
Se saben felices
alocados
demente
Se sienten crecidos
radiantes
refulgentes
Se ciegan latentes
se sacian de mugre
podridos se huelen
se roen se mueren
Se atropellan se muerden
Se degustan Se apuestan
Se contratruquean
se apuran
se pierden
se acunan
se apuntan
se atajan
se escapan
después de satisfacerse
-le pagan-
se ríen
se beben
se artifician
se vuelven
se apagan
se prenden
se desnudan
se calientan
se transpiran
se putean
se la juegan de matones
y la obligan, de rodillas
hasta el fondo
hasta que gritan
se sostienen
de su espalda
se le arriman
la acarician la cuestionan
la adivinan
de sus pequeños años
hacen muecas de sorpresa
y no se piensan
no se preguntan
solo se acercan
y la besan
y la vuelven a dar vuelta
le tapan su boca
 y se erectan
su piel arrugada
se estira al entrar en ellas
y después de terminar
se ríen
-le pagan-
se festejan
entre ellos
se felicitan
se llevan el premio
de saberse satisfechos
en el asiento de su lujo con ruedas
llegan a casa
se saludan con sus mujeres
y sus hijitas
se acuestan
no piensan en ello
se sueñan
dormidos
no les importa
no les corresponde
se beben
 se ríen
no piensan no sienten
se ríen
se beben
se fuman
no entienden
no lo piensan
no preguntan
marchan
como tontos
automáticos
defendiendo
la putrefacción
del ser humano
alentando
la ridiculez
de ser un viejo asqueroso
que se siente joven
o un pibe estúpido
que se siente capo
por ir
a que se la chupen
y a meterla
por unos mangos-
mientras no quieren ponerse a pensar
a donde van
las y los
pequeños
que desaparecen-
solo se ríen
se las cojen
y se aplauden.




domingo, 20 de mayo de 2012

Tiemblo

mis piernas tal vez se salgan de lugar
no puedo hablar
no puedo callarme
me calma pensar
en que el huracán viene de afuera
y va a sacudir las calles
va a dar vuelta la casa
y su ojo va a mirar el mio
cuando los parpados no estén
y va a marear los fluidos de mi cuerpo
La sangre borracha
va a querer pronunciarse
debajo de la lengua
con un ímpetu de ramas rojizas
Mis huesos van a tronar
rompiendo el piso
en donde estoy
o creo estar parada
y entonces-







Tiemblo
pienso
y tiemblo.

viernes, 18 de mayo de 2012

ostras

todo lo que ves de este cuerpo puede partirse con un rayo
puede el mar reventar con sus olas
sobre mi corteza
estoy a pasos de esa estrella
tal vez puedas verme
por primera vez
cuando todo suceda aquí
el tiempo se ondulará
y arderá en el fuego el agua
que nos da sed
El puente que dejé atrás
solo fue una ilusión
tal vez las cosas no confluyan
en los sueños
solo se dispersan como truenos de la noche
mis ojos son moluscos
que van a abrirse
con su jugo nacarado
y envolverán a los bichos
que logren entrar
hasta que sean una perla
un espiral de colmenas
llegará hasta tu tristeza
lo inmediato cesará

y me veras por primera vez

y te veras por primera vez

domingo, 6 de mayo de 2012

cuando mi corazon lata hasta romperse

cuando mi corazón lata hasta romperse
cuando en el centro de los ojos me entre toda el alma
cuando mi ansia ansíe no esperar lo todavía no conocido
y me sorprenda casi desnuda
amasando la derrota
Cuando los sentidos mas sutiles
se apropien del instante sin volverse vulgares
en manos de los no sensitivos
cuando por fin la luna se de vuelta
y de un cono salvaje se desprenda el tiempo,
cayendo desparramado como lineas de todos los tamaños y grosores
de colores prendidos, de tonos rígidos, de curvas y rectas
en donde saltamos inconscientes soñadores
y envolvemos en nuestra sangre
infinitos retasos de consecuencias
paseando así por los sitios ya olidos
que se nos representan en el cuerpo
como un temblor absoluto al que no sabemos responder.
Cuando viajando en el tren desde la vida hacia la muerte
bajemos
con la desesperación de un animal
hambriento
y la calma del atardecer entrando
en la gota que cuelga de una hoja
y la ternura que habita en los parpados de quien sueña
y el salvajismo del que no puede ocultarse,
entonces lo que se nos fue predestinado
se nos vuelve un auténtico juego
de percepciones.
El viento hace rebotar una hoja

cae de espaldas
sucia de vidas
limpia de muertes
me desespero: la doy vuelta
un dibujo que sale de los margenes de la hoja
como un grito
me arranca los ojos.
Huelo el ruido
de un costal
Escucho la sangre
que cae de la cruz.


El bandido me toco las manos

solo para robarme, también

los anillos

no hay nada

No tengo ni idea lo que vengo a escribir.

Desconozco hacia donde se dirigen mis dedos ahora. Veo una mancha en la pared.

Aca la escribo.

Una mancha de molusco.

Innumerables huellas de caracoles que al final o al principio,

dependiendo desde donde se lo mire,

forman una mancha

olímpica

oscurecida

desparramada

resbalosa.

La sombra de una araña vive ahi.

Su cuerpo esta un poco mas adelante

no toca la pared, ni la mancha.

Cuelga del techo patas para arriba.

Su presa estará por llegar pronto,

mientras tanto su quietud me indigna. Quiero soplarla pero no me voy a animar.

Va a pasar lo de siempre:

Ella trepará un poco, tal vez se asuste, yo la voy a seguir con la mirada

con ansias de que crezca y pueda ver sus ojos fijos sobre los mios

y un frío mas caluroso que

este frio

me descongele por dentro.

Tambien hay un clavo

en donde una percha aguarda

vieja, doblada

alambrosa

blancuzca

que alguien tienda

al menos

una prenda

mojada

empapada

apenas con agua

escurrida

sin restos de espuma

con olas de pliegues

y un perfume

tibio

que saque a patadas

el olor

nauseabundo

de todo el tendedero

que llevo dentro.

Los broches estan colmados-

La soga necesita

torcerse

re-torcerse

enjuagarse de los ropajes que la cubren

y la inventan.

Tambien hay en esta habitacion

mitad calida

mitad fria

cigarrillos aplastados contra las cenizas

palabras de mas

que atrapo para escribirme

palabras que no estan

que faltan

que se cayeron

-cayendome-

palabras que descansan

en los confines

de ojos quietos

palabras desconsoladas que me buscan

me atraviesan

me arrancan

me vigilan

palabras torpes

que me chocan me atropellan me ametrallan

palabras alfileres metalicas aminoacidas

palabras carteles que amordazan y persiguen

palabras heroinas que apuñalan la nostalgia.

Nose la direccion, el destino

hacia donde apuntan mis dedos

nose si son redes estropeadas

que perderán

infinitudes de palabras.

Creo que hay mas cosas

en esta habitacion

mitad calida

con una puerta hacia el invierno

en la parte trasera

que es la que congela

la otra mitad;

Hay un oceano entre las otras cosas

y yo,

por lo menos en este poema

puesto que solo puedo ver

todo lo que ya he visto aquí,

hace algunas palabras.

Será que no tengo idea de lo que voy a escribir

o el ardor será

de no retorcerme

lo suficiente-